Albany le muestra su otra cara al mundo en ‘XXX’

 

El proyecto está fundamentado en el rage, el glitch y el hyperpop.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de FLEEK MAG (@fleek_mag_)

“Yo no pienso en la gente cuando hago música, pienso en mí, así que vete a saber lo que puede salir de eso”, comenta entre risas tras preguntarle qué se plantea hacer en un futuro. Y es que si por algo se caracteriza Albany (Alba Casas) es por haber sido fiel a sí misma y escribir de manera personal desde que inició su carrera hasta hoy, sea cual sea el estilo sobre el que decida cantar. 

Tras haberse establecido en 2019 con ‘Alcohol & Sullivans’ con un sonido muy marcado –convirtiéndose en la voz de la pena a nivel nacional, en un momento en el que la escena de lo urbano no hacía más que crecer–, la cantante lanzó el año pasado ‘Se Trata de Mí’ (2021), un disco en el que la audiencia se reencontraban con la Albany que tanto había marcado tiempo antes. En ese álbum participan tanto C. Tangana como Yung Beef, cosa que sorprendió a muchos, dado que no habían colaborado antes conjuntamente en ningún proyecto musical. Tras el éxito de esta referencia y la publicación de diversos singles en los que la artista mostraba su versatilidad, como ‘Desfase’, ‘Xena La Guerrera’, ‘Loyalty’ o ‘Bb tú me oyes’ – tocando rap, 808 melódico y reggaetón–, Albany publicó hace un par de semanas su último trabajo, ‘XXX’. 

“Soy una niña triste, pero tampoco me quiero morir de la pena”

La primera frase con la que abre el disco es “estoy brillando tan alto que no puedo caer”, y es toda una declaración de lo que Alba pretende con este proyecto: hacer que la tristeza tome un segundo plano y mostrar “su otra cara al mundo”. La cantante, al hablar sobre el cambio de imagen y de sonido que ha supuesto el lanzamiento para ella –a pesar de que siga respetando su esencia–, comenta lo siguiente: “con esto quería mostrar que sí, que soy una niña triste, pero que tampoco me quiero morir de la pena. Yo sé hacer más cosas, y hasta ahora quizás solo se ha visto una faceta mía, la que he enseñado en los discos, y la verdad que tengo un millón más. Al final una persona es un mejunje de cosas”.

Explica que para el proyecto ha vertido toda su personalidad y su lado más creativo para darse a conocer de una manera distinta tanto a nivel sonoro como estético, y por ahora se siente orgullosa de cómo está funcionando: “creo que la gente ha flipado con el álbum, ya te digo que mi música suele ser muy triste y quería algo diferente, ni yo me esperaba sacar un disco así”. 

Albany lleva trabajando un año y medio en ‘XXX’ , y comenta que pese a ser un proyecto que tiene una línea sonora concreta y que es unitario “no fue nada planeado”. Explica que cuando va al estudio “le gusta que todo sea muy improvisado y que salga lo que tenga que salir”, y añade que el proyecto comenzó a tomar forma tras un chorro de canciones de las que salieron un par con un sonido e influencias distintas a lo que había conseguido hasta el momento. A esas, literalmente: “les puso nombre y pa’ lante”, comenzando a construir XXX’ de manera nada premeditada. A Alba le gustó el estilo y el nuevo registro que se vio capaz de desarrollar y decidió explotarlo. 

Y con la potencia y la novedad sonoras, Albany vio claro que la identidad de imagen del álbum debía estar a la altura. La artista comenta lo siguiente: “pensé en que quería invertir en ello en serio y que saliese lo más top posible. Al escuchar el álbum me imaginaba un videojuego porque se compone de sonidos de sintetizador, de cosas futuristas y me molaba llevarlo a ese nivel visual para que cuadrase”. Trabajó codo con codo con un amigo suyo, al cual le dio unos cuantos referentes como lo son la cultura japonesa y juegos clásicos como el Tekken. “La verdad que mola mucho tener un avatar, pero ya veremos si tiro por ahí para futuros proyectos, porque me canso bastante rápido de todo. La razón principal del cambio es básicamente que me aburro y me gusta ir intentando cosas nuevas para ver dónde me llevan” explica. 

Todo XXX’ está fundamentado en el rage, el glitch y el hyperpop. Estilos musicales que hace relativamente poco que han puesto un pie en la industria nacional pero que parece que han llegado para quedarse. Un ejemplo de ello es que artistas que – en un principio – podían no enlazarse en la escena a nivel sonoro como Sticky M.A, Bon Calso, Rojuu o la misma Albany, se están sumando a este nuevo estilo de manera colectiva con sus nuevos trabajos. Por eso mismo, no es de extrañar que las colaboraciones del álbum de Alba sean justamente con los artistas mencionados: “han salido solas, quedó todo muy en familia, eran las primeras opciones”, dice. 

“Me gusta ir intentando cosas nuevas para ver dónde me llevan”

Uno de los componentes más interesantes del álbum es –precisamente– que su desarrollo fue muy orgánico, a pesar de no parecerlo. De hecho, lo mismo pasó con el concepto del disco. En ese sentido, Alba reconoce lo siguiente: “sinceramente un día me emborraché en el estudio, me pusieron un beat y me salió ese rollo. Después pensé que estaba guapísimo y dije ‘vamos a hacer más’. Las primeras que compuse creo que fueron “G” y “Videojuego”. La verdad que todo el disco es de borrachera, lo hice por las noches, en mi tiempo libre, tranquilamente en el estudio bebiéndome mi ron”. 

XXX’ cuenta con un montón de detalles que quizás no se capten con la primera escucha, como lo son los remixes y la introducción de temas clásicos de Albany como ‘Desfase’ o ‘Sugar Mami’ (feat. La Zowi) en ‘G’ y ‘(?)’, respectivamente, referencias a barras anteriores y sonidos de lo más originales. Además, el primer track del disco es un recopilatorio de un minuto y medio del resto de canciones, mezclado con sonidos de la cultura pop y de ad libs de la cantante: “la idea surgió estando en el estudio horas y horas, queriendo experimentar y dándole vueltas. Queríamos crear música, pero nos interesaba la idea del collage”, explica.

Otro ejemplo de las novedades que se incluyen en el disco es que cuenta con un interludio que resume una parte de lo que es la cultura de memes de la generación de Alba en España. El tema aglutina grabaciones de Yung Beef, La Reina del Brillo, Ana Botella, Encarna del mítico video del baptisterio romano, e incluso de Pikachu. La artista comenta que surgió así: “escuché el beat y pensé que podía ser un interludio, así que le pasé al productor cosas que me hacían gracia para hacer una mezcla y poner pequeñas frases. Yo sabía que la gente lo iba a entender, y quién no lo entienda pues me da un poco igual. Este es un trabajo muy personal. A mí no me gusta copiar a la gente, puedo influenciarme, pero nunca me he copiado. Todo lo que hay sale muy de dentro y es lo que lo hace único”. 

Y es que aquello que lo hace único es también lo que permite que sigamos encontrando a la Albany más clásica en la mayoría de las letras. Eso no quita que en muchos aspectos se muestre más poderosa y luchadora, con ganas de dejar las cosas claras y hacerse oír, como se puede escuchar en ‘S-Pain’, una canción de un minuto y medio que es todo un statement. Alba confiesa que al día siguiente de grabarla no se acordaba, pero que rápidamente decidió que no le hacía falta más letra. Al haber titulado todas las canciones al final, comenta que decidió bautizarla así porque “es un poco tiradera a toda la industria y a la gente”, y le pareció gracioso, además recalca que “aquel día necesitaba sacarlo”. En ese sentido, a pesar de que Albany piense que todos los temas tienen algo especial, cuenta que quizás su favorito sea ‘Ice’, junto a Bon Calso porque “me sorprendió a mi misma poder cantar tan rápido, además de que es un tema muy personal y muy cute”. 

‘XXX’ ha contado además con una gran variedad de productores, pero Alba también ha intervenido en la gran mayoría del proceso: “me meo cuando voy al estudio porque yo no sé de música en el lenguaje teórico, intento ir aprendiendo porque no puedo estar toda la vida así, pero cuando escucho algo y tengo una idea, en mi cabeza ya sé cómo quiero que suene, pero la mayoría de veces no sé expresarlo”, explica la cantante. Sin embargo, declara que en un futuro quiere dedicarse también a la producción porque en cuanto se plantea componer “en su cabeza está todo muy claro”. 

Tras haber repasado el álbum y hacer retrospectiva de su trayectoria, Albany comenta que cree que está en el punto más importante de su carrera, pero también en el más estresante. “Es muy agobiante, sobre todo si eres una persona tranquila y llevas el hacer música en el barrio con tus colegas a otro nivel. La verdad es que de aquí unos años me gustaría estar tranquila, sin que nadie me dé la lata, simplemente haciendo música”, explica la artista pensativa, siendo consciente de todo lo que le ha aportado el proceso hasta el momento. 

Y es que ‘XXX’ ha sido un proyecto que ha supuesto –prácticamente sin quererlo– un antes y un después para su perfil artístico: “no solo quiero cantar para los ratos en los que la gente esté mal y ya está, con esto también quería ayudar… porque si tú tienes un referente que todo el rato es triste, te retroalimentas de esa vaina –que es lo que me pasaba a mí cuando era más joven y solo escuchaba cosas tristes y no mejoraba –, pero si de repente ese artista que te gusta te enseña otro lado igual aprendes de ello”, reflexiona Albany. Además, declara que el álbum se basa en lo que siempre ha sido y será ella, pero reinventándose. 

Alba espera “seguir siempre haciendo cosas con las que se sorprenda a sí misma” y que “todo aquello que tenga que venir, que venga”. Tal y como dijo ella, “a saber qué puede salir de ahí” en unos años… pero mientras la música surja de manera orgánica y siga siendo fiel a sí misma en el proceso, tendremos Albany para rato. Y que así sea. 

Texto: Elena López Pérez

Fotografías: Golda