El deseado regreso de Chanel

362
Música /
Escrito por Daniel Caballero

“Yo tengo la corona, Letizia que se joda”– ‘La corona es mía’ (2016). No, no hemos retrocedido a 2016, ojalá, pero seguimos en 2020. No podía ser otro año, tenía que ser este el elegido para su vuelta a la música. Un año donde absolutamente todo lo malo que podía pasar, ha pasado: pandemia, graves incendios forestales, avispas asesinas, plagas de langostas, etc. Durante todo este desastre, como siempre la música -y la cultura- se ha encargado de hacer más llevadera todas estas crisis y estas angustias que llevan con nosotros meses infinitos.

Así que, entre tantas sorpresas de mierda que han sucedido en este 2020, también hay hueco para noticias positivas que nos retrotraen a tiempos pasados y quizás mejores: Después de un parón de cuatro años, Chanel ha vuelto. No regresa una cualquiera, vuelve la que en 2016 era posiblemente la artista más explícita y prometedora en la nueva escena que por entonces se estaba cociendo.

Era la famosa época en la que muchos medios de comunicación de este país etiquetaban compulsivamente cualquier cosa como ‘TRAP’. La época donde cualquier chavala que cantaba se llevaba de regalito por parte de los medios la etiqueta de ‘TRAP QUEEN’. ¿Que no sabemos cómo llamar a este estilo de música? Pues le ponemos trap y ya está, que está de moda. ¿Bad Gyal? Hace trap ¿La Zowi? Trap ¿Ms Nina? Trap también. Las pocas mujeres que había en ese momento son las que pringaron. Aunque con alguna, por mera probabilidad, tenían que acertar.

De padres argelinos y criada entre el barrio de El Chicle en Jerez (Cádiz) y Mallorca, Chanel formaba parte de ese reducido ramillete de mujeres que hace más de cuatro años contribuyeron, por un lado, a romper con los moldes musicales imperantes revitalizando así un panorama que necesitaba como el agua nuevos discursos y propuestas sonoras y, por otro, también contribuyeron a asentar muchos de los tópicos y temas que a día de hoy ya están completamente asumidos y extendidos pero que en ese momento eran bastante chocantes para el público, más si cabe cuando los cantaba una mujer: me refiero a hablar sin tapujos del dinero, de ostentación, de egolatría, de marcas caras o de sexo.

Y todo esto en un frenético período de solo seis meses. Desde principios de año, cuando publicó sus dos primeros temas, ‘Gasto billetes’ y ‘Rihanna’ hasta agosto, mes donde vio la luz su última canción llamada ‘En tu mirada’. A partir de agosto de 2016, Chanel desapareció del mapa. Un par de años más tarde, por sorpresa y en circunstancias muy extrañas, tres canciones suyas se publicaron (no se sabe si aquellas grabaciones eran nuevas o antiguas). En una de ellas, la que tiene por título el nombre de la artista, se escuchaba “Free Chanel”, dando a entender que la cantante se encontraba en la cárcel o algo por el estilo. Nunca más se supo de ella, hasta ahora.

 

UN RETORNO MADURO CON ÁLBUM A LA VISTA

Llegamos a una de las preguntas que más se han repetido a lo largo y ancho del imaginario de la escena durante toda su ausencia. Una pregunta que ha dado pie a miles y miles de teorías y especulaciones sobre su paradero: ¿Por qué desapareció Chanel? La respuesta sigue en el aire, de momento. “Como ya dije en otra entrevista, ahora mismo no quiero entrar mucho en detalle, pero surgieron cosas y no podía seguir. Lo tuve que dejar. Algún día lo contaré, pero ahora mismo estoy centrada en mi trabajo, trabajando duro, todos los días en el estudio y quiero que se vea eso, que he vuelto con más fuerza y ya. El pasado es el pasado, lo dejamos ahí. Ya lo diré, pero ahora mismo estoy centrada en proyectos y en el pasado no.

A mediados de este año y contra todo pronóstico reapareció públicamente, fue activándose poco a poco en redes sociales y el pasado mes de octubre fue el elegido para, esta vez sí, volver de manera definitiva a la música con su nuevo single llamado ‘Moto’, después de una pausa de más de cuatro años: “Pensaba que ‘Moto’ era algo bueno para sacar primero, en Instagram subí como tres sonidos diferentes y la gente me pedía que volviera con algo de trap. Estoy trabajando en una mixtape o un álbum, tengo como veinte canciones hechas y cada mes iré sacando videoclips o singles y luego dependiendo de la reacción de la gente sacaré una mixtape o directamente un álbum.

“Comparado con 2016, he cogido mucha experiencia en el tema de la música, era nueva también y muy joven, no veía todo con realidad y ahora sí. Ha habido cosas buenas y cosas malas

Tampoco le hace ascos a ningún tipo de sonido, y deja claro que la variedad será una de las características representativas de su nueva era: Seguiré sacando trap pero tengo varios sonidos distintos, un poco más de reggaetón, reggae, drill y un estilo un poco más nigeriano, africano. Voy a hacer de todo, vamos.

“Jugando en la liga otra vez, soy todo lo que quiero ser”, expresa en ‘Moto’. Como no podía ser de otra forma, es una canción agresiva, una declaración de intenciones al futuro próximo y que sintetiza toda la experiencia que Chanel ha ido adquiriendo a lo largo de estos años: He madurado en varios aspectos porque quieras o no antes era más niña y tenía a alguien que me dominaba un poco y ahora eso ha cambiado. Yo he vuelto sola y el tema dice un poco eso «Y voy sola en mi moto, yo soy el piloto». Yo dirijo todo ahora, trabajo duro y vengo más fuerte que nunca”.

Los famosos haters, otro de los temas que aparece en esta canción. Respecto a ellos, lo tiene claro. “Yo acepto que haya gente a la que le gusta mi música y gente a la que no, lógicamente. Pero es que me dan igual los comentarios negativos, lo que a mí me da fuerza son los comentarios positivos, no los negativos. Igualmente, cuando veo un comentario de un hater me da risa”

Otra de las cosas por las que Chanel sorprendió fue por su corta edad. Hay que tener en cuenta que en el apogeo de su primera etapa no llegaba ni a la mayoría de edad y únicamente tenía quince años. Comparado con 2016, he cogido mucha experiencia en el tema de la música, era nueva también y muy joven, no veía todo con realidad y ahora sí. Ha habido cosas buenas y cosas malas.

Me ha parecido curioso que al hablar sobre la influencia que tuvo en el panorama hace cuatro años se haya mostrado humilde y sin atribuirse directamente ningún tipo de mérito ni medalla cuando tenía razones para ello. Yo no voy a decir que he creado nada, pero he recibido muchos mensajes de chicas que decían «gracias, me has inspirado» y todo eso me alegra. Pero no lo digo yo, lo dice la gente. Claro que cuando yo empecé a cantar casi ni había mujeres haciendo trap, a lo mejor di ese empujón, pero no lo digo yo”.

 

NOVICELAND Y LA VIDA COMO CUADERNO DE ESCRITURA

‘Moto’, aparte de ser la primera canción tras su regreso, también viene acompañada de un videoclip muy pulido y que sirve como una magnífica carta de presentación que ejemplifica el alto grado de profesionalización desde el que Chanel quiere partir ahora. Dicho videoclip ha sido producido por Noviceland, un sello discográfico afincado en París, donde la cantante reside actualmente. Noviceland es un sello/grupo en el que hay dos productores, luego está Farid Bourimech -director del sello- y trabajamos entre nosotros. Cuando quise volver a la música contacté con mi gente de antes y como ellos trabajan en París y tienen su estudio y todo el material aquí, pues decidí venir para poder trabajar mejor juntos en vez de a distancia, que eso no me gusta mucho”.

“Lo que más me inspira a la hora de escribir es mi propia vida, porque me han pasado muchas cosas a raíz del pasado. Escribo sobre la tristeza, también sobre lo bueno, sobre el dinero, que para mí es algo necesario

En relación a su proceso creativo a la hora de componer una canción, cuenta que el grueso del procedimiento reside en la unidad y el trabajo codo a codo con los miembros que integran el sello: “Normalmente vengo al estudio, tengo dos productores, Banger Melodyz y Reese.3019, y me pongo con ellos mientras hacen las instrumentales y doy mi opinión también. Tengo un buen equipo. Y en mis canciones hablo del pasado, del futuro, de lo que quiero, de mi vida, es un estilo de vida y a raíz de eso escribo las canciones. Surge en el momento”.

Sus letras contienen una gran carga biográfica y surgen, ante todo, de sus experiencias vitales.  Lo que más me inspira a la hora de escribir es mi propia vida, porque me han pasado muchas cosas a raíz del pasado. Escribo sobre la tristeza, también sobre lo bueno, sobre el dinero, que para mí es algo necesario. ¿A quién no le gusta el dinero?, con el dinero llegas a todo, puedes hacer buenos videoclips, buenos temas…. El dinero lleva siendo un tema recurrente desde su primera época. ‘Rihanna’, una de sus primeras canciones, es básicamente una oda al dinero y al lujo: “Cuento mi dinero como Rihanna, hago lo que quiero como Rihanna, puedo ser tu droga, puedo ser mala, un día soy Chanel, otro soy Prada”.

Pero no todo es vacilar y gastar, las chulas también sufren y necesitan cariño. Es por ello que, por ejemplo, en ‘Todo se va’ (la que probablemente sea su canción más triste) la artista saca a relucir su lado más sentimental: Me encuentro mal y solo miras mi cuerpo, tatuajes en mí, es lo que queda con el tiempo, todo se va […] Todo desaparece, el dolor en mí crece, por mí no espero que reces porque me he criado sola, sé que dios me protege, como protege una pistola […] Hice cosas malas, pero ya salí del centro”. A raíz de esta última frase, hay que recordar que en 2016 (cuando tenía quince años) Chanel estaba en busca y captura y fue arrestada por la policía cuando se disponía a dar su primer concierto en Mallorca.

La repercusión y el carisma que Chanel alcanzó en 2016 hizo que artistas ya consagrados y con una gran trayectoria en la escena se fijaran en ella. Sería por algo. Sin ir más lejos, el reputado productor de electrónica Ikki colaboró con ella en ‘Conoce al diablo’, además de hacer el remix de ‘Gasto billetes’. También Khaled hizo lo propio y lanzaron ‘No sabeis nada’. Estos dos temas y alguno que otro más, superan sobradamente los dos millones de visitas. Hace unas semanas Khaled le preguntaba a su público vía Instagram si le gustaría que volviese a hacer otra colaboración con ella. Aunque las colaboraciones junto a más artistas fueron algo común en el pasado, primero desea centrarse en lo suyo. “Con Khaled hicimos una colaboración en 2016 pero de momento está en el aire. Estoy trabajando primero en mi mixtape o álbum y luego hay colaboraciones pendientes.

 

CAMBIOS EN LA ESCENA, MÁS PRESENCIA DE MUJERES Y EVOLUCIÓN COMO CONDICIÓN

Uno de los cambios más significativos que se han producido en la escena durante su retiro es, por fortuna, el aumento de mujeres haciendo música. Ahora mismo se podrían poner muchísimos ejemplos, pero en ese momento casi que ni había. “Cuando comencé ya habían empezado mujeres a cantar, pero éramos contadas con los dedos. Ahora en la industria veo nuevos sonidos, nuevos estilos, hay más mujeres cantando y mucha más fuerza”. Prácticamente solo estaban Ms Nina, Blondie, La Zowi y Bad Gyal. Precisamente, a Bad Gyal se la puede ver acompañando a Chanel en el videoclip de ‘Te invito a soñar’, mientras bailan y beben mojitos en la playa. Plasmaron así una estampa que, sin duda, fue legendaria: Las entonces dos máximas exponentes de la nueva ola juntas en un mismo vídeo. Cómo son las cosas, ahora Chanel ha regresado y Bad Gyal ya hace tiempo que va en un cohete, pero ojalá el destino vuelva a juntarlas y no en un vídeo, sino en forma de canción.

“Cuando comencé ya habían empezado mujeres a cantar, pero éramos contadas con los dedos. Ahora en la industria veo nuevos sonidos, nuevos estilos, hay más mujeres cantando y mucha más fuerza

Tampoco parece importarle mucho que el aumento exponencial de artistas respecto a los que había en 2016 traiga aparejado el también incremento de la competitividad entre ellos por diferenciarse y destacar: Yo no compito con nadie, hago mi música, hago otro rollo y ya está. No creo que haya que competir, si la gente me quiere es por mi música, no porque compita con el otro o con la otra”.

Para Chanel, la evolución tanto personal como musical no se negocia. Y el valor más importante para ella es la fidelidad y la honestidad con uno mismo. “Si eres fiel contigo mismo, lo eres con los demás. Ser una persona real, no ir de otra cosa. Para mí ser real es no dar otra cara, no ser una cosa cuando en realidad eres otra. Yo por ejemplo he empezado en el trap pero no voy a hacer toda mi vida solo trap, eso no significa venderse. El mundo de la música es gigante y puedes ir cambiando. Yo no soy la misma que en 2016, es un mundo grande, vas creciendo, vas cambiando de mentalidad, de qué es lo que quieres hacer, si estás estancado tienes un problema.

También le pregunté por cuál es la enseñanza más preciada que ha aprendido a través del amor: “(Suspira) a ver, tampoco he tenido tanta suerte en el amor, pero con el tiempo te aceptas tal cual como eres y el mejor amor es el que te puedes dar tú mismo. Te pueden querer, pero no más como a uno mismo”.

Con solo quince años, Chanel ya sembró semillas cuando la nueva industria y escena españolas ni por asomo tenían la envergadura que tienen ahora. Y justo cuando iba a empezar a recoger sus frutos, tuvo que desaparecer. Más de cuatro años hemos tenido que esperar, pero Chanel está de vuelta. Con energías renovadas y un buen saco de experiencia, regresa una de las figuras claves para comprender la eclosión y expansión que ha tenido el género en este país desde 2016 hacia adelante. Veremos si la corona sigue siendo suya.

Daniel Caballero
Sobre el Autor / Daniel Caballero

Hablo sobre música porque es todo lo que sé y siento.