El Niño: la cara bonita que maquilla un buen guion

Lo de “El Niño” es por eso, porque te gusta jugar

‘El Niño’ llegaba a nuestros cines después de una gran campaña de promoción de Telecinco Cinema. Parecía que recogía el testigo de ‘Ocho apellidos vascos’ y se hacía con el título de la más taquillera, curioso porque cada película española que se estrena consigue serlo después de muchísimos años.

Daniel Monzón tenía el listón muy alto después de habernos deleitado con la gran película de ‘Celda 211’. El director prometía acción de la buena con esta nueva producción y cumplió. Supo defender el género y llevar a la pantalla la denuncia del narcotráfico en el sur de España con gran semejanza a la realidad.

La exitosa combinación de Luis Tosar y Bárbara Lennie mantiene la trama policíaca viva e, incluso, se agradecería más momentos juntos de esta gran pareja. Las escenas con el helicóptero permiten que la historia respire comicidad y que el espectador se ría de la rutina cotidiana que viven los policías en el Pájaro. Además, es un regalo cinematográfico poder disfrutar de las dificultades del rodaje más verosímil y auténtico que prescinde de dobles y de efectos especiales.

Una de las cojeras de la película es la elección del protagonista. Teniendo en cuenta que no es actor de profesión y que su experiencia era nula, Jesús Castro no lo hace del todo mal, siendo su mayor error la vocalización. Es cierto que el personaje demanda el acento andaluz -propio del actor- debido a la situación geográfica de la trama; no obstante, hay que poner especial cuidado en que se entienda lo que dice y que el espectador no eche en falta subtítulos.

Parece que Jesús se hace con el personaje y sabe elaborar una buena interpretación, pero le descubres realmente como actor cuando aparece en otras cintas como ‘La isla mínima’, con las mismas caras, las mismas reacciones y la misma actitud; es entonces cuando confirmas que han caído en el fenómeno del chico guapo.

Particularmente, valoro que un actor sepa deshacerse de sus manías y de su personalidad y encarne la piel de un personaje que sea diferente a él; y me decepciono cuando me doy cuenta de que el actor no hace al personaje, sino que se eligió al actor porque cuadraba a la perfección con el personaje. Jesús Castro aparece en las dos películas bajo la fachada de un tipo duro y atractivo, con las gracias típicas de este perfil. Y de la misma manera le veremos próximamente en ‘El Príncipe’, la serie, también de Telecinco, que ha querido añadirse unos cuantos puntos de audiencia cayendo en este fenómeno del chico guapo, donde prima más el atractivo del actor que sus cualidades como tal.

Los Premios Feroz discrepan con los Goya

Esto se ha visto reflejado en la antesala de los Goya, los Premios Feroz, donde parece que la Asociación de Informadores Cinematográficos apenas ha dado protagonismo a ‘El Niño’, discrepando, en gran manera, con la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, que ha otorgado a la película 16 candidaturas en los Goya, incluyendo Mejor Película, Mejor Dirección, Mejor Guión Original y Mejor Actor Revelación.

Sin duda, la película ‘El Niño’ desarrolla un buen guión que sostiene una trama interesante para el espectador. El punto fuerte es toda la parte policíaca y el misterio que se mantiene hasta descubrir al traidor al final. Quizá, la parte más floja sea el romance que relatan porque parece que han forzado esa relación para poder incluir el típico ingrediente del amor.

Por lo general, es una buena película española que huye del ritmo lento y trae buena acción a la pantalla pero puede ser que la suma de todos sus elementos no sea tan explosiva como podría y no merezca arrasar en la próxima gala de los Premios Goya.

Nota: 6’5/10