Grime, trap y drill. La escena de UK nunca defrauda en variedad y calidad.

El londinense de 26 años ha conseguido hacerse un hueco también entre el público estadonidense.