Demostrando que su maduración profesional no tiene lugar de forma exclusiva en el estudio, Mac Miller presenta un directo en el que las influencias