El de North Carolina no se permite el lujo de frenar su actividad para celebrar.