Heron Preston alcanza la cima de la industria equiparándose a sus colegas de profesión. La marca del neoyorquino, que acaba de sacar al mercado