Cuando uno piensa en cambiar la mentalidad de la sociedad, se siente como un loco. Algo así como un valeroso y trastornado Don Quijote.