Los números de Ninho están a la altura de pocos, tanto en la escena francesa como en cualquier otra. Con cada nueva referencia o