Porque hay cosas que nunca deben de cambiar.