Juseph, Quevedo y Linton se conocen tan bien que hace falta muy poco para que salte la chispa.