Raf Simons reinterpreta piezas clásicas del archivo de Fred Perry.