La obra de seis metros celebra la reapertura de la ciudad de Nueva York.