La última película de Ron Howard nos muestra la rivalidad que mantuvieron en los años 70 el piloto austríaco Niki Lauda y el británico