Aunque no hace un excesivo ruido en la escena norteamericana, Raury se ha convertido en uno de los artistas con mayor proyección con tan