Con los asesinos seriales, como con el colesterol, poca broma.  

La peli empieza con la frase “Yo soy tu padre”.