Fiel reflejo de la complejidad musical que caracteriza al británico.