A la música de C. Terrible no le hacen falta pinturas de guerra, ya que podemos decir que van implícitas en el agresivo boom