El argentino imprime su sello torciendo la rutina característica del pop.