FIFA pretendía vender la licencia a EA por 1000 millones de dólares.