Ante la noche de los Oscar, gala que cada año hace menos por el cine y más por las polémicas, nos ha llamado la