A pesar de lo que digan, la sangre no deja más marca que el tiempo.