Los seguidores de Calero LDN están acostumbrados al frenético ritmo, en lo que a publicaciones se refiere, al que el artista les somete. Tras