Las marcas no deben centralizar su trabajo únicamente de puertas para dentro, sino que la escucha activa al consumidor es requisito indispensable para poder