La participación sorpresa de Bad Bunny acapara todo el protagonismo.

Este año no podía concluir sin presentar el esperado remix.

La versión original acumula 10 millones de streams en Spotify más de 30 millones de views en YouTube.