Mnak y Gazir protagonizaron una de las mejores batallas que se recuerdan.

Vuelta del público tras una temporada celebrada a puerta cerrada.