Apple abandona la sutil gama de grises para dar vida a nuevos formatos.