Cocinado a fuego lento, pero lleno de color y sentimiento.