Cartas de amor, nostalgia, rabia y redención enviadas al infinito.

Jay Cas & Okkodeine están detrás de la producción musical.