El proyecto es fruto de la unión de The Pokémon Company International y Capital Records.

Un homenaje a las calles de West London en las que crecieron.