Esto convierte a Microsoft en la tercera compañía más grande del mundo gaming.

Un detalle que podría empañar el mejor debut de la historia de la compañía.

Xbox Series X es cuatro veces más pontente que Xbox One.