La nueva realeza se adentra en un universo de ostentación y pecado.