Los Monsterz viajaban de Madrid a Barcelona para sentir el calor de la ciudad condal.