Un día en el que todo el significado del dinero ha desaparecido.