A finales del pasado mes de julio, Achille Lauro se atrevía a desvincularse de la moda del Afrotrap con el primer volumen del denominado