El tinerfeño y herreño realizan una oda a la inmediatez.