Aquí no existe la rivalidad entre Marsella y los suburbios de París.