El de Brooklyn abraza la estética y el flow de la música de los años 80.