El albaceteño se permite experimentar y probar sin dejar de mantener su esencia.