Crisol de sonidos en su segundo álbum en solitario.

Quinto adelanto de 'Le Crie de la Rue'.

Considerado por el propio artista como uno de sus mejores temas.