Aunque les falta continuidad, no pierden el más mínimo toque.