Lo último de 2001, Dillom, MHD y Soolking está dentro.

Buenos remates, la dosis exacta de ego trip y mucha determinación.

Presenta por sorpresa el primer adelanto de una próxima referencia de larga duración.