La sala Penélope de Madrid era ayer un nido de ganas, de ilusión, de cientos de personas reunidas con un mismo objetivo. ¿La misión?