Goa se abre completamente al rock en ‘Ultramaldad’

 

Transgresión de lo urbano en un álbum hecho para transcender.

Uno de los grandes privilegios de ser periodista es recibir material antes de tiempo. A un servidor es la primera vez que le pasa y mentiría si dijera que no me ha hecho ilusión. El nuevo disco de Goa, ‘Ultramaldad’, está hoy disponible, y con más de un mes de antelación estaba en mis manos para poder hacer esta entrevista de la mejor manera posible, lo cual no tiene porqué decir mucho del resultado. Como lector, serás el encargado de decidir si el que escribe esto ha aprovechado la oportunidad que se le ha dado, o no.

Sea como sea, dos han sido los los adelantos de este disco. ‘Un Chico de ciudad’ e ‘In the City’ fueron los elegidos por el artista para tomar la temperatura y recoger un muestreo de sensaciones que después tendrá el álbum completo. “Buen recibimiento tanto de este single, que se llama ‘Un Chico de Ciudad’, como del otro”, dice. Con un sonido algo distinto a lo que les tiene acostumbrados, comenta estar “muy orgulloso de la fanbase de Goa porque la música va evolucionando y ellos también.

Un disco nacido en Nueva York

Estos dos cortes sin duda anticipan lo que aterriza hoy. Un disco más acústico y orgánico que los anteriores, en los que la faceta rockera destaca más que una urbana que siempre ha pesado mucho en su obra. “Guarda un poco la esencia de los discos de antes, pero se enfoca más en un rollo New York Garage o algo así”, explica con una leve sonrisa, como si estuviera recreando el sonido en su cabeza.

Esta forma de trabajar no ha sido fortuita. Según comenta Goa, el paso del ordenador a los instrumentos ha sido el resultado de una evolución artística natural, tanto de su parte como de los productores que trabajan con él de forma habitual. Era algo que llevaba esperando bastante tiempo. “Sí, desde luego”, dice cuando se le pregunta. “Yo venía de trabajar con ordenador y hemos ido trabajando para evolucionar de una forma natural (…) sobre todo LocoAlien, que es el que más trabaja en este disco, y él por ejemplo ahora está en unos ritmos más rollo ochenta-noventa”, remata.

El nuevo proyecto es el resultado de pasar más tiempo en el estudio de lo normal. Durante la entrevista no se abordó de una forma concreta, pero por el interlineado de la conversación se puede ver que el COVID y sus cuarentenas han tenido que ver en la maduración de su concepto. En los encierros pandémicos, Goa se acordó de su estadía en Nueva York y de que allí dio forma a tres canciones con un sonido en el que que quería seguir trabajando.

“La transcendencia de la música es algo que he tenido siempre muy en cuenta”

Este disco surgió porque tenía algunas canciones que había hecho en New York en el 2019 y había guardado tres con un sonido bastante peculiar (…) Sonaban, como te digo, a ese New York garage, y fui trabajando para hacer un disco sobre esas tres”, dice para confirmar lo anterior. La idea era no olvidarlas, creando un proyecto que las englobara y explicara la evolución que está viviendo el valenciano en este momento. En este nuevo camino también cabe una colaboración antigua con Duki para elaborar algo que “fuera un poquito más allá del sonido típico”.

El tratamiento de su voz es otro de los elementos nuevos que encontrarán los fans al escuchar ‘Ultramaldad’. En esta ocasión, Goa ha decidido cantar sin más corrección de tono que lo esencial de la postproducción. “La voz tiene lo básico, y lo que sí que hemos hecho más es doblar las voces para conseguir esa armonía que una sola voz no se consigue”, explica técnicamente. El autotune se presenta como algo estético en las ocasiones contadas (como en las colaboraciones con Duki y con la Zowi), en las que aporta algo diferencial y dice estar “muy contento de lo que ha salido” con esta naturalidad vocal novedosa para él.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de GOA (@goa_777)

COMFORT EN LA OSCURIDAD

Dejando de hablar de lo nuevo que trae este título, algo que sí que se mantiene es esa atmósfera oscura que siempre ha estado presente en la carrera del artista. Una seña de identidad en la que parece sentirse muy cómodo. Me siento muy cómodo ahí”, confirma. No todo tiene que ser nuevo, aunque nunca sabes si te gusta si no lo pruebas. Alguna vez ha intentado adentrarse en nuevos ambientes, pero no le ha gustado esa “música que sale sin los sentimientos de muerte y cosas oscuras” que suele manejar en sus temáticas.

Si algo tiene la zona de confort es que es cómoda, supongo. “Así tiene que ser yo creo porque, aunque lo he intentado, ya que todos nos sentimos cada día de una forma, las canciones que más me transmiten son esas y son las que quiero enseñar a la gente”, afirma para asegurar que está en el camino que quiere estar. Para quitar todas las dudas sobre futuros experimentos en este sentido con un contundente, remata: “No creo porque me siento muy cómodo ahí”.

En un resumen muy superficial, esto es lo que se encontrarán los que escuchen el nuevo disco: sonidos más naturales, más influencia del rock que de lo urbano, su ambiente oscuro habitual y la canita al aire que se concede al cantar su voz al natural. Un disco para darse el gusto, y a sus acérrimos también, claro está. En una humilde opinión, ‘Ultramaldad’ parece estar pensando como un golpe en la mesa, como un sophomore album de esos que dicen al otro lado del Atlántico. No solo en cuanto a sonido, sino también en lo que le rodea y no es estrictamente musical, como veremos a continuación.

MOMENTO DE PROFESIONALIZARSE

El disco tiene un poco más de ambición”, comenta. Según dice, es el primero que va a salir tanto en CD como en vinilo, siendo la también la vez primera que elige el segundo formato para distribuir su música. Un pequeño paso hacia una mayor profesionalización que donde más se va a poder apreciar es en el directo. “Este disco viene después del COVID y tengo la oportunidad de llevarme a dos guitarristas de gira y formar, no una banda, pero casi”. La idea es que en el escenario suene igual de limpio y matizado que en tus cascos, una tarea difícil porque el detalle del trabajo es alto.

A sus productores también les llega gran parte de este esfuerzo. Mejores herramientas significan mejores resultados y sin duda es una faceta que siempre vale la pena cuidar. “Estoy intentando profesionalizar a los productores y tener unos estudios más completos, con más instrumentos”, explica. Su pertenencia a La Vendicion ha sido clave para conseguir todo esto, y lo reconoce cada vez que se le pregunta.

Se dijo en la entrevista y se repite ahora: el día que la vida puso en su camino a Yung Beef fue un día importante. “Sigue siendo igual de importante que el primer día y es una persona que ha hecho muchas cosas por mí”, agradece. Juntos tienen un disco y ambos se profesan un amor personal y musical que rara vez se ve en la industria. “Le quiero y le admiro mucho (…) A él le gusta mi música, siempre me ha apoyado y estoy muy agradecido por todo”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de GOA (@goa_777)

SIN MIEDO AL ÉXITO

Con este apoyo, poco puede salir mal, aunque lo cierto es que una nueva propuesta conlleva una apertura de oyentes. En las sesiones de escucha previas se ha dado cuenta de que ‘Ultramaldad’ se acerca a aquellos revisionistas de lo urbano, a quienes se separan de él en ciertos momentos de su vida. “Yo siempre me he estado moviendo por lo urbano y cosas así, y este disco busca acercarse a los que se separan un poco de ahí (…) No porque yo quiera acercarme a ellos, sino porque en este momento de mi vida mis gustos musicales y los de los productores han hecho ese disco y es posible que a parte de lo urbano transgreda”, dice reflexionando mientras se acuerda de las conversaciones que ha tenido durante la producción de este álbum con gente que sabe de lo que habla.

Un nuevo público que para un artista al que se le considera underground puede cambiar mucho. Siempre se ha dicho eso de que a los artistas que rompen en cierta manera con el sistema puede superarles el convertirse en algo mainstream, pero GOA parece tener clara su identidad creativa. “Mi música ayuda a la gente o no la deja indiferente, y a cuanta más gente llegue, a más gente que estoy uniendo con mi música. Me están dando cariño y no es algo malo”, dice seguro. No a cualquier precio, y asegura que no va impedir que se escuche su música, pero “tampoco se la voy a meter con calzador”.

Poco más se puede decir de un disco del que se espera mucho. Con el trabajo hecho, lo único que queda es ver cómo lo recibe un oyente al que solo se le pide una actitud proactiva. “Mi música necesita una escucha activa. Hay algunas que menos, que suele ser la primera canción del disco, pero en general necesita una concentración”.

Una música hecha para transcender que quiere evitar el consumo de usar y tirar al que se nos está acostumbrando. “La transcendencia de la música es algo que he tenido siempre muy en cuenta. He intentado hacer canciones que pueda sonar igual de bien dentro de 50 o 60 años”, declara para acabar.