Hozwal: “Esto es más que la película que cree la gente. Es un mundo de mucho sacrificio”

 

Conectamos con el puertorriqueño tras su paso por el Lollapalooza Santiago.

Al igual que en casi todo el mundo, la nueva ola de artistas puertorriqueños se vio afectada por la cuarentena. Pero fue justo en este punto donde Freestyle Mania, icónico medio de difusión de improvisaciones boricua, jugó un rol clave en mantener la llama encendida y en exportar talentos.

Entre los prospectos de esta camada nace Hozwal (21), uno de los hijos pródigos de Freestyle Mania. En dos años de carrera, ha logrado cosechar millones de reproducciones en sus canciones y ha atraído la mirada de leyendas como Cosculluela (con quien lanzó ‘Famosos’), De La Ghetto (‘Tú La Tienes’) o Ñengo Flow (‘Contamos y Guerreamos’). Además, de liderar su generación junto a Juliito y Luar La L. 

Ahora, con la pista despejada y la vuelta de los shows, aterrizó en Chile para romper junto a Harry Nach en la edición 2022 de Lollapalooza Santiago, el festival más grande realizado en el país desde el término de la cuarentena.

¿Qué te motivó tanto para venir a Chile?

Acho, el público. Siempre había estado en los planes de La Burla el venir aquí porque desde que grababa solamente con mi teléfono, siempre estaban las banderas de Chile presentes.

En el proceso en que iba ascendiendo, lamentablemente pasó lo de la pandemia mundial y todo se trancó, so, no pude rotar. Siempre se quedó eso ahí, así que ahora que abrieron el mundo hay que empezar a moverse. Era algo que había que darle el check.

 

Coméntame sobre esa época en la que empezaste con la música

Empecé grabando en un teléfono, ni siquiera en Freestyle Mania, sino que subiendo mis freestyles en Facebook. Después de que uno se fue viral, entré a eso y fue otro proceso.

Ahora se ve mucho chamaquito queriendo ser cantante, pero va en el que le meta, que tenga disciplina. Esto es más que la película que cree la gente, es un mundo de mucho sacrificio, de trabajar mucho, de ejecutar. Ahí el tiempo dirá.

Para mí, nunca la opción es quitarse, siempre estamos buscando innovar.

 

¿Siempre quisiste ser cantante?

Cuando chamaquito practicaba boxeo, pero no fue algo tan fuerte, fue más practicar y aprender. Yo quería ser barbero, incluso adelanté mi high school para estudiar, pero no pude porque en ese proceso mi mamá se fue para Estados Unidos y en esa vuelta empezó esto de la música, la aventura y el deseo de crear.

¿Y cómo surgió este interés?

Desde chamaquito yo me pasaba improvisando con un amigo de mi mamá que se llamaba Kelvin y nos tirábamos entre nosotros en medio del vacilón. Como que de ahí empezó todo, en un momento cogí una libreta y comencé a hacer freestyle y la gente, poco a poco, iba compartiéndolos hasta que los números hablaron.

 

¿Aún mantienes contacto con el círculo de Freestyle Mania?

Claro, full. Benny Benny es familia, igual que Osqui, que es quien corría la página para ese tiempo. Con Juliito tengo un tema (‘Rolex’), que salió hace poco, para mantener la esencia de ‘El Casti Burlau’, que yo sé que a la gente le gustó mucho. Yo siempre estoy dándole a la gente lo que pidan.

 

¿Cuál es el valor de Freestyle Mania dentro de la cultura de Puerto Rico al momento de crear artistas nuevos?

Ahora mismo, yo te diría que es la mayor exposición para los chamaquitos urbanos que tienen solo un teléfono. Hay muchos que ni siquiera tienen la oportunidad de entrar a un estudio, no tienen los chavos para pagar una sesión o una instrumental. En Freestyle Mania solo tienes que grabarte y subir tu freestyle.

 

¿Qué piensas de Europa?

Europa es igual que Chile, siempre me llegan banderas de España y Canarias. Son países que siempre han estado presentes, tengo buena comunicación con los artistas de allá.

Conozco a Juanfra, Bandaga, Maikel Delacalle… Siempre hablo con él, pero como no he viajado y para allá es bien lejos. Me gustaría montar algo duro con él.

¿Prefieres trabajar en el estudio?

También me gusta trabajar a la distancia, pero siento que hay combinaciones que hay que hacerlas estando unidos para que fluya la esencia real del tema. 

Hay otros que hay que hacerlos de lejos porque es la única manera, pero siempre es mejor esa química, que las personas que conozcan, porque hay personas que ni siquiera conocen a uno y pueden pensar hasta otra cosa, a lo mejor no saben ni tu vibra ni tu flow. Me gusta que conozcan primero para que se sientan en familia y tranquilos.

 

¿Y qué pasa con las filtraciones?

No hay que meterse al estudio con tantos locos. Es fácil. Hay muchos que son amigos, te dan musa y comparten contigo, pero no todos. A veces, hay estudios que están llenos de gente que tú ni siquiera conoces. Ahí hay alta probabilidad de que alguien esté grabando por fanatismo y se filtran tus temas porque a la gente le gusta. 

En ese caso, estás mal tú. Tienes que tener respeto por lo que estás creando, por el tiempo que se está invirtiendo, por los productores. Muchos productores se desvelan horas para que les filtren el tema.

 

¿En qué momento de tu carrera crees que estás?

Pues mira, estoy en una etapa de crecer, de evolución. Me siento súper nuevo, llevo apenas dos años y uno me lo cerró la pandemia, yo apenas estoy encontrando el arte. 

Se vienen muchos temas buenos que les hacen saber a las personas que estamos trabajando, pero todavía no he alcanzado mi nivel máximo musical.

¿Sientes que en algún momento te sentirás en tu cúspide musical o sientes que siempre hay espacio para seguir creciendo?

Siempre hay espacio para seguir creciendo. Yo veo esto como los colores, siempre que mezcles un color con otro diferente, va a salir algo nuevo, y eso puedes combinarlo con otro color y sigue cambiando. Los colores nunca se acaban.

 

¿En qué estás enfocado ahora mismo?

Estoy montando mi disco, con ritmos súper diferentes para que la gente escuche otras cosas nuevas. Seguir llevando el mensaje para seguir agrandando la familia, como decimos en Puerto Rico. 

Trabajar enfocado siempre será el plan presente.

Con este énfasis, Hozwal se va de Chile, con el estreno de ‘Rolex’ con Juliito recién salido del horno, y la mirada puesta en hacer crecer el género que estuvo gestándose en medio de la pandemia para poder abrirse espacio entre los grandes.

Texto: Franco Pineda

Fotografías: Marcelo L.