Lacoste Paris Trip w/ Dano y Aleix Barau

Un viaje de primeras veces. Así se podría definir el Paris Trip que acabó llevando a Dano y Aleix Barau a la capital francesa para empaparse del universo Lacoste. La primera vez que ellos se desvirtualizaban, puesto que hasta este momento no se conocían en persona; la primera vez que iban a Roland Garros y, último y más importante, la primera vez que visitaban la fábrica de Troyes y el museo que alberga en su interior.

Sobre esto último, la unicidad de la experiencia cobra mayor valor si cabe, ya que casi ningún invitado externo a la marca lo había pisado y, mucho menos, hecho fotos. Es decir, estas son las únicas imágenes que encontrarás del mismo en Internet. No hay más. Están aquí, hechas por Aleix Barau.

“De camino al aeropuerto iba mirando a través de las lentes Lacoste con el cristal verde, mirando el mundo entero verde”

Pero empecemos por el principio. Ya sabemos porqué ambos profesan ese respeto eterno al Croco, porqué no fue una etapa más en la búsqueda de su identidad y porqué llevar Lacoste para ellos es una asimilación de códigos originarios de las calles de Francia, concretamente de los barrios y con el hip hop como gran altavoz.

Es momento de centrarnos en el viaje: tres días en París con un calendario marcado por la visita a Troyes, Roland Garros y a la recién inaugurada flagship de la firma en el centro de la Avenue des Champs-Élysées.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de FLEEK MAG (@fleek_mag_)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de FLEEK MAG (@fleek_mag_)

Troyes, contigo empezó todo

 

Dano y Aleix Barau se preocupaban por conocer lo que había detrás de las cosas. Llevar algo simplemente porque lo llevaba otra persona no iba con ellos, por lo que siempre había una búsqueda detrás para encajar las piezas. Y es que, aunque les separasen más de mil kilómetros, ese sentimiento de rebeldía y orgullo que experimentaban ellos al llevar Lacoste también lo vivieron grupos como Ärsenik.

En este research, en la historia de Lacoste salta una ciudad: Troyes. Ubicada en el centro del departamento de Aube, está separada de París por 160 kilómetros y fue el lugar elegido por René Lacoste para, en 1933, iniciar la fabricación de los primeros polos Lacoste.

Para René, la comodidad siempre tenía que estar en primer plano. En su cabeza siempre estaba el mantra de que el atleta no tenía que adaptarse al vestuario, sino todo lo contrario. De ahí parte la idea de acortar las mangas de la camiseta clásica de tenis y crear un polo cómodo. Si para los fans de Lacoste esto es el Padre Nuestro, imagínate a dos locos como Dano y Aleix en el archivo histórico. Cualquier cosa que se te pase por la cabeza se queda corta.

Un par de horas de viaje, bien gestionadas contando mil anécdotas de Lacoste, les situaron en Troyes. Si pensaban que las sorpresas no empezarían hasta que no estuvieran dentro, lo cierto es que el Peugeot 205 les cautivó en la misma entrada y no tuvieron otra que pararse a capturar ese momento. “¿Te imaginas que estuviera el coche?”, decían antes de llegar. Pues sí, estaba.

Una vez dentro, el paraíso. La historia de René Lacoste, un extenso archivo fotográfico y visual que documenta la historia desde 1923 hasta nuestros días y, la joya de la corona: una vasta selección de prendas ordenadas por años. Porque está bien, solo es un cocodrilo, pero bien apunta Dano: “Fue la primera marca que le puso el logotipo por delante”. Algo que ahora nos parece tan normal, hace casi 90 años atrás no lo era tanto. René cambió el juego y movió la etiqueta que marcaba a la prenda del cuello al corazón, convirtiéndose en la primera marca en poner un logo visible en una prenda.

Ya inmersos en el archivo histórico de prendas, daba la impresión, viendo el ensimismamiento de Dano y Aleix que, si les hubieran dejado completamente solos los minutos se hubieran hecho horas, las horas, días y los días, semanas. Especialmente Aleix, como buen coleccionista, lo disfrutó al máximo. Casi se desmaya. Se puso como loco a buscar el chándal que él llevaba puesto, del 94”, nos dice Dano. Sorprendentemente, no lo tenían. Estaba el del año anterior y el del año siguiente, por lo que dio lugar a un momento bastante curioso: tuvieron que buscar en los documentos originales de la marca para situar concretamente la pieza.

Night session en Roland Garros

 

De vez en cuando no viene mal algo de data:

René Lacoste es considerado uno de los mejores tenistas de toda la historia. Junto a Henri Cochet, Jean Borotra y Jacques Brugnon fueron apodados Los Cuatro Mosqueteros. Esto se debe a que, en la Copa Davis de 1927, consiguieron vencer a todos los estadounidenses a los que se enfrentaron, iniciando así una época de victorias que duraría seis años. Como no podía ser de otra forma, desató la locura en Francia, incluso hasta el punto de construir un nuevo estadio: Roland Garros.

Desde el nacimiento de la marca, este torneo, cuya copa recibe el nombre de Copa de los Mosqueteros, está asociado con Lacoste, formando una de las alianzas más longevas entre moda y deporte que cuenta ya con más de 50 años de historia.

Dicho esto, el siguiente punto de este trip situaba aquí a Dano y Aleix. Yo estaba flipando, con Aleix nos mirábamos diciendo: ‘Qué hacemos aquí, hermano’. ¿En qué dimensión paralela estamos ahora mismo?, dice Dano recordando el momento de su llegada al estadio y el recibimiento que tuvieron en el espacio de Lacoste dentro del recinto.

Tras unos vinos y/o champagne, según preferencia, dejaron de ver la pista a través de un cristal y bajaron a sentarse a escasos metros de la tierra batida. El partido que vieron enfrentaba a Rafael Nadal contra Corentin Moutet en segunda ronda, una increíble oportunidad para ver al GOAT del tenis español. En ese momento, Dano admite que se acordó de todos los “homies, de todos los boosters y buscavidas que se jugaron la vida por Lacoste hace tiempo, por tener esas prendas y representar esa estética. Estuvieron presentes en mi cabeza todo el tiempo. Esto nos lo hemos ganado nosotros pero nos lo hemos ganado sobre el esfuerzo de un montón de gente.

Los props para quien se los merece. Esto comenzaba con los OG’s como protagonistas y acaba con los OG’s como protagonistas. Porque el camino por el que andamos no ha aparecido por arte de magia.