LOS 10 ARTISTAS PUERTORRIQUEÑOS QUE TIENES QUE CONOCER

 

Todos y cada uno de los países bebieron del hip-hop estadounidense a la hora de comenzar a crear una escena. Con la evolución propia del paso de los años, solo aquellas que consiguieron crear un sonido propio, viendo nacer multitud de estilos característicos, han logrado una identidad exportable.

Hace unos días, Arcángel se atrevía a decir que “Puerto Rico era el país más influyente en el mundo de la música y solo los inconscientes lo negarán rotundamente”. Sin tampoco afirmarlo, lo seguro es que se merece como mínimo una reflexión. Teniendo en cuenta que Bad Bunny, del que es inevitable hablar constantemente, es uno de los artistas números uno del mundo, no es para menos.

La isla del Caribe es todo un crisol de cultura musical. Desde la salsa hasta el reggae, pasando por todos los géneros imaginables, han convivido en un pequeño país dando lugar los sonidos que acaparan todas discotecas del mundo. La relación con los Estados Unidos y naturalidad con la que llega todo a Puerto Rico también ha sido clave, y sin ello no se puede entender fenómenos como los del reggaetón o latin trap. Toda esto sucede en la calle, y el hambre de éxito ha hecho el resto. Actitud, innovación y el resultado de millones de influencias.

Seleccionamos a los 10 raperos puertorriqueños a los que debes escuchar:

ELADIO CARRIÓN

‘The only one’ del nuevo Trap puertorriqueño. Eladio Carrión es la cara actual de la música de esquina en el país y por ello fue el primero del país en aparecer en una BZRP Sessions.

Duro y consciente, entiende la calle y la industria de una forma tan única como su sonido, adaptándose perfectamente a cualquier contexto en el que se exponga. Espontáneo y enérgico, dichoso el que tenga la oportunidad de verle en directo.

La crudeza es la seña de identidad de su obra. Muy influenciado por el trap que llega desde los Estados Unidos, de donde es nativo, Eladio hace casi de embajador del mismo en la isla bonita del Caribe. Baterías y platillos protagonistas en una música explícita que te llega directa al pecho, habitualmente imbuida en una atmósfera oscura en la que cabe desde el storytelling más callejero hasta el amor más íntimo.

Valorado por los referentes de Puerto Rico casi desde sus inicios, su primer golpe en la mesa fue ‘Me enamoré de una Yal’. Acompañado por Ñengo Flow, esta marcaba una carrera en la que las colaboraciones han brillado enormemente. Poco después llegaron ‘Kemba Walker’, su primera nominación a los Grammy Latinos y el álbum ‘Monarca’. Su último lanzamiento en un año muy movido ha sido ‘SEN2 KBRN VOL. 1’.

AMARION

Artista estudioso de la calle y sus géneros, Amarion se ha convertido en una de las fuentes principales de aire fresco de la escena puertorriqueña. Sonidos nuevos más cercanos a la introspección cruda que al malianteo, pero siempre desde la perspectiva de sus propias vivencias.

Siendo de Puerto Rico es muy difícil escapar del ritmo latino y, aunque Amarion a veces cae en ello, podemos decir que es uno de los artistas nacionales que más innovan. Su música destaca por el ambiente de etereidad que impregnan sus temas. Cercano al Cloud Rap, la recreación de una atmósfera tranquila y esponjosa en la que abrirse a su público es donde se siente más cómodo.

Empezando hace casi cinco años su carrera es difícil de creer que todavía no tenga un trabajo ampliado en solitario. En el 2019, junto a DOZI, firmaron un EP de seis tracks que de momento es el único de Amarion. En el campo de los singles, casi infinitos. Más de 90 llenan su canal de YouTube, siendo ‘Suave y lento’ el último.

JON Z

El carajito loco de la música puertorriqueña, Jon Z es al panorama boricua lo que ODB era al neoyorkino. Un alma libre que se deja fluir hacia donde quiera que le lleve la providencia del arte. Siendo los ritmos urbanos su lugar habitual, su naturalidad y nerviosismo le han llevado a colaborar con gente tan diversa como Enrique Iglesias o Tyga.

Con esta presentación no se puede esperar que su música siga patrones. Jonathan Resto Quiñones hace lo que le da la gana. Creyente del Trap más duro y nasty, quizás este sea donde más se le pueda colocar, pero tampoco sería lo más justo. Lo que nunca le falla es la voz nasal tan característica capaz de delatarle al segundo, pero lo de encasillarse en un estilo no va con él.

Su vida artística empieza en conjunto con J-Tonez allá por el 2011, y desde entonces no ha parado. Ya en solitario, cinco son los álbumes que ha lanzado. El primero en 2015 (‘The game is about to change’) y el último en 2020 (‘Perdonen la espera’), teniendo en todos colaboraciones de todo el que se te ocurra.

ÁLVARO DÍAZ

Álvaro Díaz es ese toque dulce que no esperas en una comida. Rodeado de un ambiente musical en el que la malianteria y la rudeza son muy importantes, el artista de San Juan suele marcar la diferencia con sus trabajos. Suave y melódico, es delicadeza el adjetivo más apropiado para hablar de él.

Todo un romántico, las temáticas del artista suelen estar relacionadas con el amor. Capaz de rapear a la perfección, es por lo anterior por lo que su estilo está entre el R&B y el Hip Hop. De melodías suaves y protagonistas, las baterías pueden perder un poco de espacio en sus temas sin por ello olvidarse del ritmo al que también le da su importancia.

Tres son los trabajos complejos que tiene en su cartera. ‘Hato Rey’, ‘San Juan Gran Prix’ y ‘Diaz Antes’ son sus nombres y en ellos se presenta de una forma completa e identitaria.

OMY DE ORO

En una isla donde todos se conocen, es muy difícil destacar habiendo nacido fuera de donde todo se cuece. Siendo de Vega Baja, Omy de Oro ha recorrido un camino algo más difícil en lo artístico que el resto de sus compañeros. Desde el norte de Puerto Rico, Denis Omar Aponte Rivera siempre tuvo claro que lo suyo era la música.

Omy de Oro es todo un trapero. Basses muy pesados de esos que te provocan taquicardia cuando los escuchas en directo y letras centradas en la calle y sus problemas. También deja hueco para el Reggeaton más tradicional, pero lo suyo son los nuevos códigos y a nadie le puede sorprender que últimamente se esté acercando al Drill.

Artista más de sencillos que de trabajos largos, el primero y último vio la luz el año pasado. El título del mismo, ‘El Rey del Punchline’, es toda una declaración de intenciones en cuanto a su contenido.

BRYTIAGO

Que el mismísimo Daddy Yankee apueste por ti es la mejor carta de presentación posible. A los dos años de empezar su carrera, Brytiago demostraba a todo el mundo quien era tras firmar por la disquera del rey de Puerto Rico y el resto, como se suele decir, es historia. Más de siete millones de oyentes mensuales en Spotify avalan la decisión.

El artista de Carolina siempre tuvo claro que quería triunfar en la música y que cada tema suyo tenía que ser un palo. Latin Trap de club con el que todo el mundo disfruta de noche y con un par de bebidas espirituosas, muchas veces acompañado de gente como Farruko, De La Ghetto o Arcángel, entre muchos otros.

‘Orgánico’ es su único álbum, aunque cuenta con miles de singles que muchas veces continua con sus remixes correspondientes. Su último lanzamiento es la remezcla de ‘Swaggy’, en el que participan Alex Rose, Arcangel y Lual La L.

CHANELL

El freestyle siempre es un bonito comienzo para los raperos. Christopher Lee Canales nació en el seno de una familia musical y sus primeros pasos en la industria surgieron por la viralidad de sus punchlines. Freestylemanía, la plataforma desde la que han salido nombres como el de Jon Z o Miky Woodz, fue su carta de presentación al mundo.

Con los años, el joven que se presentaba a las competiciones ha ido mejorando sus registros de rapeo hasta atreverse con todo. Cualquier ritmo y tempo es el suyo, siempre que pueda fluir de una manera melódica sin pausas al final del patrón.

Su carrera musical acaba de nacer como quien dice, y de momento sus temas se pueden contar con las dos manos. 2020 fue su año de inicio, y la proyección es buena, sin embargo. De estos, varios superan el millón de visitas y él ya tiene su tattoo face.

LUAR LA L

Muchos críticos le colocan como la nueva promesa del Trap puertorriqueño y, sea como sea, el respeto de Bad Bunny lo tiene. Versátil donde los haya, va por el camino de ser todo un middle child de la isla, encontrándose cómodo en un reggaetón clásico y en un beat lleno de elementos 808’s.

El estilo que tiene está muy influenciado por el ‘conejo malo’. Sus rapeos se turnan con entonaciones, haciendo que en todas sus canciones haya un hook bailable y una lírica digna del movimiento quiere representar. En sus tonalidades también se ven ciertos lazos con Benito, pareciendo que cada barra le llena boca antes de salir al micrófono.

En ‘100 millones’, su tema más reproducido, ha conseguido colaborar con el que mencionábamos en el párrafo anterior. Un track esquinero de corte muy americano que disfrutarán aquellos que valoran la actitud y los ad libs.

ANKHAL

Otro de los niños de Freestylemania. Ankhal nació en Puerto Rico hace 19 años y fue criado en un pequeño pueblo de Florida en el que el Miami Trap estaba muy presente. Bebiendo directamente de esto, no es lo único que puede aportar. De la mano de Farruko, quien le ha acompañado desde su descubrimiento público, cada día abre más caminos nuevos en su música.

Actualmente, la rudeza es una de las señas de identidad de su música. Explícito y seguro de sí mismo, el fronteo sobre los bombos ensordecedores tiene un lugar especial en su obra. Sin pelos en la lengua, su juventud no hace que los códigos que maneja sean inmaduros, pero si que se atreva con todo lo nuevo que llega.

Su primer disco acaba de ser publicado y es una obra de arte urbano. ‘Anti Judas’ es un debut casi. En este, Ankhal rapea con solvencia y autoridad una variedad de ritmos que asusta. Se rumorea que Farruko ha metido mano en la producción y la dirección artística del mismo, nada más que decir.

NESI

Genesis Ríos Serrano acaba de llegar al mundo de la música industrial y ya tiene grandes hitos en su currículum. Comenzando a través de freestyles que publicaba en su cuenta de Instagram, el mundo la empezó a conocer tras poner la voz femenina en ‘Yo perreo sola’. Todo un logro teniendo en cuenta que su nombre no aparece como un featuring del disco de Bad Bunny, aunque luego hicieran el remix con todos los créditos.

Aunque Nesi empezase su vida musical rapeando al más puro estilo trapqueen, su camino le ha llevado más hacia la melodía que hacia el surfeo de ritmos. Una voz dulce que hace de complemento perfecto para todos los grandes, y que tiene todo el protagonismo que ella quiera darle.

Hear This Music es el sello que está llevando toda su carrera que, aunque breve, está siendo intensa. En solo cuatro temas desde que firmó con estos, ya ha colaborado con El Alfa, Mambo Kingz o Nio García.