Nathy Peluso, fiel a sus instintos

470
Música /
Escrito por Julia Álvarez

Hay personas que pasan por la vida como si fueran auténticos huracanes, personas a las que no les hace falta más que una mirada o una palabra para narrarte todo un universo. Gente plagada de un carisma especial que decide dedicar su vida a transmitir emociones a los demás a través de su arte. Y entre esos seres de sensibilidad especial se encuentra sin duda Nathy Peluso.

La argentina es sinónimo de libertad, de pasión, de intuición, de actitud. Es de esos talentos irreverentes que no tienen miedo a dejar volar una versatilidad que se muestra siempre en estado puro. Su vida, su música, no son teorías ni fórmulas, ni seguir sendas predeterminadas. Su camino es instinto de buscar y su suerte ha sido dar con un público de corazón libre que le facilite el trayecto. Para entender la música de Nathy hay que enfrentarse a ella con el corazón salvaje, conseguido esto es fácil caer rendido a la ley que va marcando. 

Fotografía: @lautarofuriolo

Dice Bizarrap, con el que acaba de publica una de sus exitosas Music Sessions, que Nathy Peluso es ’re actriz’ y lo cierto es que no es una cantante al uso, tampoco creo que quiera serlo. Nathy es un show en el sentido más completo de la palabra. Su concepto tan personal de la música y la capacidad musical y artística de la que hace gala la han convertido en una auténtica business woman liderando su proyecto. Un proyecto al que no paran de sumarse éxitos. A los más de 47 millones que acumula la Music Session anteriormente citada se unen los más de cincuenta millones de streams combinados en Spotify, sus dos nominaciones a los Latin Grammy o la increíble oportunidad que ha tenido de actuar en la gala de entrega de los mismos, un escenario en el que tiene puesta la mirada siempre medio mundo. Aunque ella donde pone el verdadero valor es en la música en sí misma. Nathy es pura, es brava.  

Asegura que le encantan los hombres, piensa que el mundo de la comida es un arte que te provoca y emociona, afirma odiar madrugar y confiesa que le dan pena los peluches “Tengo mucha empatía por los peluches, si me miran los tengo que coger, siento que me escuchan, los tengo que cuidar. Me tengo que hacer cargo de ellos como si fueran animales. Es inevitable. Solo tengo uno en casa y lo tengo escondido porque si lo miro lo tengo que poner en medio de la cama y no es el plan”. Como ella misma dice ’boludeces’ que hacen que, a pesar del glamour que envuelve últimamente su vida, sus planes y su manera de vivirla sean de lo más terrenales.  

Recién llegada de Buenos Aires hemos hablado con la artista de instinto, mujeres, rap, de la necesidad de dar más valor a la música. Nos hemos acercado un poco más a esa joven de alma vieja que está últimamente en boca de todos.  

 

MOVIÉNDOSE POR INSTINTOS. AMIGA DE LO SALVAJE, LO PROVOCATIVO, DE LA BELLEZA LIBRE 

“El instinto y la intuición a mí me pueden. No es algo que controle, es como que dirigen todo lo que hago. Son un pilar fundamental porque me mantienen genuina, siempre hago más caso a lo que siento que a lo que me dicta la cabeza. A veces soy también muy mental pero a la hora de ser creativa me gusta seguir la intuición, hacer caso al instinto. Éste es sin duda uno de los puntos fuertes de Nathy Peluso. Habla desde el instinto, se mueve desde éste, comunica a través de él. Un instinto que viene arropado en ocasiones por la palabra salvaje. “Soy Capricornio, me encanta lo que viene de la tierra, siento que lo salvaje es crucial para mantenerse, si no se vuelve todo muy plastic. Lo real, lo que choca, lo salvaje a mí me gusta mucho porque mueve pasiones y a mí la pasión me parece esencial para mantenernos vivos. 

Nathy Peluso es una mujer provocativa y provocadora. Lo de provocar va implícito en ella, aunque en ocasiones no sea consciente de ello, y hay que admitir que tiene gusto y clase para despertar todo tipo de reacciones. Con su ’mmm’ ella genera debate. “Me gusta ser provocativa y provocadora, pero te juro que es algo natural, algo que no premedito, no planeo. Casi todas las canciones que son irreverentes son las que no pienso, las que pienso son canciones más melódicas como ‘Buenos Aires’‘Sugga’, canciones a las que tengo que dar una artesanía de verso y ver la fantasía que planteo. A lo largo de mi carrera me he ido dando cuenta de que provoco cosas, pero no es mi búsqueda. Si en algún momento dejara de provocar no sería una pérdida para mí. Mi búsqueda es hacer lo que me sale, y ahora mismo eso puede llegar a ser provocativo y me gusta, no es algo de lo que quiero huir. Me parece interesante provocar algo, si no te provoco nada y te quedas igual, ¿de que sirvió este viaje?”.

Tras la publicación de ‘Calambre’ son numerosas las personas que han confesado haberse acercado a la música de Nathy Peluso con unos prejuicios que han ido derribando poco a poco hasta acabar convirtiéndose en muchas ocasiones en auténticos seguidores de la argentina. Nathy es consciente de que existen muchos prejuicios hacia su música, hacia su actitud, incluso hacia esos movimientos -como los de su performance en Colors– que han acabado por convertirse en casi una seña de identidad de la artista. “Mi búsqueda como artista es ofrecer algo que te mueva los cimientos y para moverte los cimientos hay que picar piedra primero, y picar esa piedra conlleva que sea un camino duro. Todo lo que tú puedas llegar a criticar de mi es a propósito, es porque yo quiero de verdad que lo critiques. Yo estoy por delante de lo que estas criticando, lo hice a propósito para que tú me lo critiques porque al criticarlo te vas a encontrar con monstruos tuyos o te vas a replantear cosas. Es importante remover los cimientos y la música tiene un poder social increíble. La música dicta todo, dicta décadas, movimientos… 

“El simple hecho de hacer algo que incomode implica mover cimientos y desde esa incomodidad pueden salir resultados muy fructíferos, cosas muy inspiradoras. Puede abrir fronteras a entender la libertad porque estamos muy vetados” 

Si en algo ha roto barreras Nathy Peluso es en la manera que tenemos de enfrentarnos a lo que tenemos predefinido como ideal de belleza. No solo a nivel físico, sino de imagen, de gestos, de movimiento. Nathy nos ha puesto a todos a vestir Prada con rulero, a bailar con seguridad, dando un giro así a las normas preestablecidas. Y nos sienta tan bien…Yo estudié teatro físico, a mí me apasiona el movimiento e investigarlo desde un lugar no cómodo, proponer algo nuevo, generar alguna vanguardia ha sido mi búsqueda y mi investigación desde que he comenzado esta carrera. Siento que el simple hecho de hacer algo que incomode implica mover cimientos y desde esa incomodidad pueden salir resultados muy fructíferos, cosas muy inspiradoras. Puede abrir fronteras a entender la libertad porque estamos muy vetados. ¿Bajo qué criterio consideramos lo que es un movimiento bien hecho o bien realizado?. ¿bajo qué barreras?, ¿bajo qué circunstancias?, ¿quién te dijo?, ¿quién te lo enseñó?, ¿de verdad estás segura de que es por ahí? Es importante entender que lo diferente es lo que resalta y lo que nos hace únicos. ¿Para qué queremos ser todos iguales? ¡Qué mundo tan aburrido!. 

Fotografía: @adlerguido

Cierto es que todo lo que rompe, todo lo que por una u otra razón es diferente acaba marcando la diferencia. Prueba de ello está en los discos que más han marcado la historia. Todos ellos tenían en común el hecho de romper con algo, de ofrecer algo desde otro punto de vista. Y ahí en muchas ocasiones está la clave para poder perdurar. “Ojalá se corresponda con lo que dices porque me encantaría perdurar, pero sinceramente mi búsqueda hacia el movimiento no es para perdurar, es para de verdad sentirme sincera con lo que hago, hacer algo que me represente de verdad desde mi raíz. No quiero amoldarme a algo que yo no sienta. Si yo no siento que me tengo que mover así ¿por qué lo tengo que hacer? En lo de bailar por ejemplo, hay tanto prejuicio y tanta inseguridad en el baile… ‘No es que yo no bailo bien’. ¿Qué es bailar bien?. Obviamente quizás no sois bailarín, pero bailar es un verbo libre y bailar puede bailar cualquier persona, hasta sentado puedes bailar si quieres. A alguien le llegará, alguien conectará con eso, cumplirá la función que tenga que cumplir. Lo pretencioso siempre va a limitarse a querer gustar y el querer gustar no nos hace libres, nos hace esclavos de tener que gustarle a alguien. Te tienes que gustar a ti misma, y cuando te gustes a ti misma inevitablemente vas a hacer un eco y acabarás gustándoles a los demás tarde o temprano. A mí me ha costado gustarle a los demás pero al final es un dialogo que es inevitable. Si alguien te hace sentir libre te contagia ese sentimiento. Hasta llegar ahí hay que cruzar un laberinto muy largo, hay que deconstruir las cosas, y si está en mis manos poder hacerlo yo encantadísima”.

 

ENAMORADA DE LA IRREVERENCIA DEL RAP, QUITÁNDOLE LA VISERA AL BIZA 

Cuando una se encuentra ante trabajos tan versátiles como ‘Calambre’ se atisba difícil predecir cuál va a ser la reacción que tengan tanto público como compañeros de gremio una vez que se enfrenten a él, una crítica generalmente hermética que en esta ocasión se ha puesto de lado de Nathy. El rap es un nicho complicado, y además como mujer ganarse el respeto es duro, entonces para mí es una bendición poder tener ese lugar, ese respeto y esa admiración de mis compañeros. Me hace muy feliz eso”. 

Precisamente es en el rap donde más cómoda solemos verla siempre. No sorprende por tanto escucharla decir que aunque le vuelve loca cantar en ocasiones necesita rapear “sucio, duro”. El rap, como género musical, le brinda muchas cosas que otros géneros no pueden darle. El rap me da la posibilidad de ser irreverente, porque una no puede estar teniendo cuidado todo el tiempo, una tiene que decir las cosas. Me da la libertad también de frasear mucho, me da espacio, puedo decir muchas cosas en una canción. Una canción melódica te limita porque tienes que cumplir con unos versos muy concretos y se alargan y no hay tanto espacio. Yo empecé a rapear por el espacio, tenía muchas cosas que decir y si cantaba no me daba tiempo a decirlas todas, y como a mí siempre me gustó escribir dije: ‘si todos estos poemas que escribo los paso a rap tengo el combo, digo lo que quiero, me da tiempo a decir todo y además rapeo en verso, que es lo que me gusta escribir’. Y realmente encontré un hogar ahí porque del rap, además de su irreverencia, me atrapa la energía, el desenfreno, la pasión que tiene. También te permite de vez en cuando enojarte, una se tiene que enojar a veces también, si somos realistas una no está todo el tiempo contenta. 

La última prueba de su excelente simbiosis con el rap la encontramos en la última Music Session de Bizarrap. Un tema que te atrapa desde el minuto uno y que resulta implacable a todos los niveles. “Biza hace tiempo quería hacer algo conmigo. Me prepuso varias instrumentales a lo largo del 2020 pero no cerraba ninguna. Y estando en Argentina me mandó esta y obviamente dije que si porque me representaba, esto sí es mi style, me sentía dentro de algo que me potenciaba, me sentía muy cómoda. Fui al estudio y lo escribimos en una tarde, lo grabé de una toma casi, fue todo muy improvisado. Yo sabía que iba a ser una canción que iba a tener un alcance importante porque éramos dos exponentes que se juntaban y la gente tenía ganas, pero nunca imaginé que iba a generar esto. Lo estoy recibiendo con mucho amor y con mucha responsabilidad también porque es un momento clave”. 

“La figura de Bizarrap me recuerda a la de esos productores que tenían su protagonismo y tenían un cerebro más allá de hacer la instrumental y de trabajar lo musical 

La figura de Bizarrap, quien ha crecido exponencialmente en los últimos meses, ha sido sin duda un elemento clave que ha marcado importantes momentos en la trayectoria de diversos artistas. Un hecho que Nathy Peluso achaca a la manera tan interesante que ha tenido el argentino de desarrollar su rol como productor. Bizarrap ante todo es la figura del productor que quizá no conocemos tanto en el mundo hispanohablante. Su figura me recuerda a las figuras de esos productores que ha habido siempre en el hip hop que han hecho que la congregación de artistas promuevan algo del gremio, algo creativo. Podría pensar en un Timbaland, un Dr. Dre, un J Dillaproducers que tenían su protagonismo y que tenían un cerebro mas allá de hacer la instrumental y de trabajar lo musical, productores que además de todo crearon movimiento. Creo que Biza tiene el hambre de lo creativo, de brillar, de hacer brillar. Tiene humildad y tiene el techo alto, dos cosas que son importantes y que es difícil que convivan en el 2020. Normalmente, no sé por qué, no encajan”.

Fotografía: @adlerguido

MUSICA LLENA DE ALMA Y DE LUGARES: DE TODAS LAS MUJERES QUE HABITAN EN ELLA A LA NOSTALGIA DE SU BUENOS AIRES 

Si algo tienen en común todas las canciones de Nathy Peluso es que están protagonizadas por mujeres muy potentes. Unas hablan desde su lado salvaje, otras desde la tristeza o el dolor. Todas ellas lo hacen con una fuerza que no deja a nadie indiferente. No es difícil intuir, tras escuchar el disco y hablar con Nathy, que un cachito de cada una de esas mujeres habita en ella misma. Nathy Peluso es la suma de todas las protagonistas de sus canciones. No sé cuántas mujeres habitarán en  pero no veto a ninguna, dejo que me atraviesen e intento aprender de ellas. Cada una de ellas tiene algo importante que enseñarme y algo de lo que aprender en la comunicación, en el diálogo que se establece con el público. Agarrate, por ejemplo, es una canción que plantea a una mujer destruida y la he escrito con esa sensación, pero a la misma vez se transforma en una mujer fuerte, harta y con una decisión contundente que dice: ‘hasta acá, ahora para adelante, no tengo tiempo de boludeces’. Es importante como pueden convivir esas dos personas en una sola canción. Somos seres pasionales, seres cambiantes, no tengo por qué ser todo el tiempo la misma. Es algo que me ha pasado desde chiquita hasta en la manera de vestirme, nunca he tenido una monotonía, siempre me han atravesado diferentes sensaciones y eso lo llevo al extremo. A la vez que juego con diferentes géneros, diferentes instrumentos, diferentes estilos, me gusta hacerlo con diferentes personajes, diferentes estados, es inspirador para mí e imagino que también para el que lo escuche. Todas somos alguna de las protagonistas de esas canciones en algún momento.

Nathy Peluso no ha podido terminar el 2020 de mejor manera. Acaba de actuar junto a Fito Páez en la gala de los Latin Grammy, unos premios a los que estaba nominada en dos categorías, Mejor Nuevo Artista y Mejor Canción Alternativa por Buenos Aires’, un tema que se ha convertido ya en uno de los más importantes de su carrera y en el que, como buena argentina, apela a la melancolía. Buenos Aires’ es la canción que más alegrías me dio en mi vida. Me emociona porque desde el minuto cero sabía que esa canción era especial, la más especial que compuse, estaba en mi vida. La escuchaba y decía: esta canción es mágica. Muchas veces una piensa algo y luego cuando lo saca al público se decodifica de otra manera pero esta canción cumplió con lo que yo imaginé. Cuando la saqué fue muy impactante porque solo recibíamos amor, y normalmente mis lanzamientos son una marea de todo, hay muchos colores y sabores. Con ‘Buenos Aires’ fue como un episodio de amor compacto. A veces intento entender ‘Buenos Aires’ desde un lado artesanal musicalmente hablando y me doy cuenta de que es una canción diferente de lo que yo hago habitualmente, tuve la oportunidad en este disco de jugar con melodías. Siento que habla de una temática que nos atraviesa a todos por igual, la melancolía, la nostalgia. Estamos acostumbrados a que la melancolía y la nostalgia sean algo negativo, algo de lo que hay que huir, y me parecía interesante darle un pequeño himno positivo a ese sentimiento. Es importante entender que las cosas que nos interfieren la calma son necesarias para aprender, para resetear y volver a empezar en algo positivo. La gente necesita el hecho de proponer habitar la melancolía, la nostalgia desde un lado amable, desde un lado sincero y positivo. Yo lo necesitaba, lo necesitamos todos”.

 

NO SIN MI MÚSICA. LA MADUREZ DE UNA “JOVEN DE ALMA VIEJA” 

Sin música no creo que existiera, es mi mejor amiga, la razón de mi vida. Parece muy dramático pero es verdad. Si me quitaran la música no sé qué sería de mí, quizá sería cocinera pero… ¿cocinar sin música? Me deprimiría tanto que me moriría. Y siento que eso pasaría con todo el mundo porque la música es la tierra, es el sonido. Aunque no tuviéramos el sentido de la audición la música vibra, nos hace sentir cosas, es palpable. Hasta nuestro corazón provoca un ritmo. ¿Cuántas veces hemos estado durmiendo la siesta, hemos escuchado una gotita de agua caer y nos hemos imaginado una melodía?”. La pasión con la que Nathy habla de la música nos confirma que, tal y como reza el tatuaje que se hizo con tan solo quince años en su clavícula derecha, para la artista ‘Music is life’.

“Somos seres pasionales, seres cambiantes, no tengo por qué ser todo el tiempo la misma” 

No solo su forma de hablar, los que han trabajado con ella se manifiestan en el mismo sentido. Haciendo referencia a su madurez musical, algo que contrasta con su juventud, el productor Rafa Arcaute, quien ha trabajado con ella en ‘Calambre’, decía que Nathy Peluso es “una joven con mente de vieja”, y aunque a ella no le gusta decirlo de sí misma, aprecia enormemente que profesionales como Arcaute o Fito Paez hablen así de su trabajo. “Que lo digan ellos dos me gusta y me hace reflexionar sobre mi camino. Es verdad que llevo mucho tiempo enfocada en conseguir lo que estoy consiguiendo, y eso imagino que me hace una persona con bagaje. Estoy en constante aprendizaje, soy muy autocritica y siempre siento que me queda mucho camino. Sé muy bien hasta donde quiero ir, de qué manera lo tengo que hacer y nada me mueve de ahí. Creo que esto es algo que ni siquiera me viene de esta vida, siento que es algo que está conviviendo ahí con mi alma y que me viene de hace tiempo. Igual siento que me queda tantísimo por aprender, y eso es lo que me mantiene alerta y con ilusión. Si ya lo supiera todo, ¿qué quedaría?. ¿La vida en qué consiste? En ir aprendiendo, en ir equivocándose, acumulando experiencias. Siento que tengo mucha data en la mente, mucho por dar, a veces hasta me da ansiedad intentando buscar la manera de volcar todas las ideas que tengo, pero siempre acabo encontrando la paciencia, la manera de encontrar los momentos.

 

FIRME DEFENSORA DE DAR VALOR A LA MÚSICA 

Nathy Peluso ha puesto siempre énfasis en dar valor a la música. Lo hace desde una concepción del arte basada en la artesanía, centrada en perdurar en el tiempo. Por ello, y pese a que han pasado ya algunos meses desde la publicación de ‘Calambre’, la artista sigue viendo su trabajo como un recién nacido al que le queda mucha vida por delante. “Ese disco para mí acaba de salir y tiene el poder de convivir con mi público el tiempo que haga falta. Las canciones no son caducas y está en nuestras manos, en los artistas, el dialogar con el público y hacerle entender que la música no es un fast food. Las canciones acompañan y conviven con la gente, son bandas sonoras de momentos de la gente y eso perdura. Si nosotros no pensamos eso ¿quién lo va a pensar? Siento que los músicos somos los primeros que tenemos que educar a nuestro público, hacerle entender que la música tiene un valor muy importante y que cuesta muchísimo hacerla, que hay mucho tiempo dedicado. Es una artesanía y no se consume de un día para otro, tiene que reposar, llegar a más gente.  La música es un ecosistema, no caduca al mes de sacarla aunque sea el consumo al que estamos acostumbrados hoy en día.

Fotografía: @adlerguido

En este año tan atípico Nathy ha encontrado en su música un refugio. Confiesa que ha estado bastante desconectada de lo que se ha estado haciendo en el panorama musical, aunque reconoce que le enorgullece apreciar el reconocimiento que están teniendo determinados géneros musicales. “Este año he descubierto mucha música de los años 20, pero no estuve para nada pendiente de lo que pasó en el panorama. Estuve centrada en mi disco, en darle presente a mi carrera. Sé que hay un montón de artistas, es increíble como no para de burbujear, siempre hay algo nuevo. Recuerdo que en la época en la que empecé con ‘Sandia’, con ‘Kung Fu’, éstas eran propuestas muy under y ahora propuestas de ese tipo son las que están encabezado playlists. Es increíble el trabajo que se ha hecho en la música rap, en el reggaetón los últimos años. Es increíble el crecimiento. Encabezan una vanguardia al final, y una década yo creo 

Una década en la que seguro recordaremos a Nathy Peluso pasados los años. Quizá nunca estuvo en sus planes perdurar en el tiempo pero la vida le ha puesto grandes retos por delante que le acercan más a ese objetivo. Su next step es subirse a un escenario para recibir el calor del público en esos directos de los que le ha privado durante algún tiempo la pandemia. Al igual que ella, estamos convencidos de que cuando empiece a girar será toda una locura. Y ya sabemos que todas las grandes locuras dejan buenos recuerdos.  

Avatar
Sobre el Autor / Julia Álvarez

Periodista. Un alma hecha de historias. La música me ayuda a ponerles banda sonora.