El aforo decepciona, Nasta no

Las expectativas estaban por las nubes. En los últimos meses, Nasta ha estado en boca de todos y además, que Ébano fuese el encargado de iniciar el espectáculo era otro punto a tener en cuenta para que la presentación de “Ghetto Quorum” en Madrid estuviese llamada a ser una de las citas más importantes del año, pero el público no respondió. Es atrevido decirlo cuando más de cuatrocientas personas estuvieron en la sala Penélope, pero no tengo duda de que faltaban otras cuatrocientas. Y es una pena que hubiese gente que decidiese quedarse en casa, no tengo mejor recuerdo de un concierto que viendo a Nasta en una Silikona abarrotada y soltando rabia en cada letra. Personalmente, todo este asunto me dejó un poco frío, pero aún así, se pudo disfrutar de un espectáculo de altísimo nivel.

Ébano dio inicio al show acompañado de L-Berr de Asës y con parte del colectivo Hoodframes apoyándole entre los asistentes. Un verdadero placer que el comienzo de un concierto tenga a un artista de sus características, su estilo contagia a todo el que le escucha y en esta ocasión, no fue para menos. En una actuación que se nos hizo corta, repasó su trabajo “1984” y nos regaló clásicos como su parte en “Samadhi Comes” (también L-Berr rapeó su trozo) y “Naturaleza pura” con la que puso punto y final a su participación.

Nasta: “Meter casi cuatrocientas personas mayores de edad en estos tiempos es un milagro, todo el mundo que se dedica a esto lo sabe. Aunque esperaba bastante más, lo mejor fue el público, ese que siempre está incluso cuando yo no estoy”

Pablo Pila se encargó de amenizar la espera hasta el momento en que apareció Nasta, el protagonista de la noche, acompañado de Sazy, que se encargaría de respaldarle durante su actuación. A pesar de sus reconocidos problemas de garganta, el de Barajas cumplió notablemente y como era de esperar, hizo un repaso exhaustivo de “Ghetto Quorum”, su último trabajo que vio la luz en abril gracias a Entik Records, y no olvidó su pasado haciéndonos recordar “Underground Clandestino” entre otros clásicos. 

Contó con la colaboración sobre el escenario de gente como B-Man, Javierpetaka, Darmo, Toscano, Drisket, Natos y Waor, miembros de Arte en el Tatami y Gastonbeiker, que salió al escenario con un garra que hizo que su actuación fuese de las más sólidas de la noche.

Con la sala llena hubiese sido una noche mágica y probablemente uno de los conciertos del año, aún así, no se puede reprochar nada en absoluto a Nasta ni al resto de artistas que estuvieron sobre el escenario.

nasta-concierto-interior