Los 10 raperos franceses que tienes que conocer

1.14k
Música /
Escrito por Fernando Fraile

Todos y cada uno de los países bebieron del hip-hop estadounidense a la hora de comenzar a crear una escena. Con la evolución propia del paso de los años, solo aquellas que consiguieron crear un sonido propio, viendo nacer multitud de estilos característicos, han logrado una identidad exportable.

El sello francés se traza de abajo hacia arriba, algo intrínseco a este género, puesto que parte de los suburbios para describir situaciones como la brutalidad policial, la violencia de las calles, la división racial y la precariedad laboral para ir escalando posiciones en busca de la cima.

La mezcla de culturas que tanto representa a Francia se hace evidente en el hip-hop, conviviendo con un trap despiadado del que han sabido ejecutar un modus operandi que ya les representa globalmente.

Seleccionamos los 10 raperos franceses a los que debes escuchar.

ZOLA

Prevalencia del flow ante el mensaje. Así podríamos definirle en una frase. Zola, el nuevo fenómeno del rap francés, tal y como le han definido en numerosas ocasiones durante 2020, logró firmar su debut con Disco de Platino. Nada mal para abrir boca.

Es uno de los nombres propios cuando hablamos de trap francés. El descaro y la actitud de rockstar se sienten cuando hace acto de presencia, casi siempre al servicio de una producción musical de Kore.

El partner in crime favorito de Zola tiene claro el aspecto clave para disfrutar de la música del artista de 21 años: “El error que no debe cometerse con artistas como Zola es intelectualizar todo lo que escriben. Cuando hay un punchline que parece gratuito no es por falta de vocabulario”.

 

NAZA

De origen congoleño, Naza nace en Amiens y pronto se traslada a Creil, donde conoce a Keblack. Gracias a él, comienza a interesarse por la música y a base de trabajo duro y fe se va haciendo poco a poco con parte de un pastel que ansiaba nuevo dueño.

Llevaba haciendo ruido varios años atrás, pero el punto de inflexión fue ‘Loin de moi’, canción con la que terminó de confirmarse y afianzando su primer Disco de Diamante.

Sus producciones van desde baladas románticas llenas de melancolía hasta piezas bailables, dos opuestos en los que se mueve como pez en el agua.

 

HATIK

Su primera mixtape data de 2014, pero nos tenemos que trasladar seis años en adelante para llegar al momento de mayor reconocimiento de Hatik. La oportunidad de hacerse paso en el mainstream le llegó en el mundo de la interpretación, al ser elegido para interpretar el personaje principal de la serie ‘Validé’, uno de los mayores éxitos en Francia durante 2020.

Conforme su papel de Apash enganchaba cada vez a más y más público, su música crecía en streams y, con ella, su estatus dentro del game francés.

La música de Hatik se caracteriza por la dualidad existente entre una presencia física salvaje y descarada y el universo melódico y altamente adictivo que consigue una vez entra en el estudio.

 

SCH

La estética, la mentalidad y los contactos son actuales, pero su música está más encaminada a satisfacer a los puristas del género que a enmarcarse dentro de las tendencias actuales.

Empezó haciendo música en su habitación y diez años después, a los 22, ponían en las calles su primer álbum. Esta determinación, sumado al apoyo de Lacrim y su conexión con el italiano Sfera Ebbasta, le pusieron en el centro de atención fuera y dentro de su país. Dos impulsos que no ha desaprovechado.

La parte oscura, violenta y desatada de la personalidad que hay detrás de Julien Schwarzer sale a relucir con SCH, así como la búsqueda incansable de unos límites que aún parece no haber encontrado. Entre tanto, la eterna lucha por intentar que el personaje no se coma a la persona.

 

JUL

Su constancia y productividad deberían ser estudiadas con detenimiento a fin de encontrar el secreto que esconde el marsellés. Jul se dio el tiempo suficiente para encontrarse en la música, dar con el tono y enfoque, y desde ese momento no ha dejado de contar sus lanzamientos por éxitos.

Las temáticas que pone encima de la mesa parten principalmente de las problemáticas que tienen lugar en los barrios desfavorecidos, olvidándose del bling-bling y la opulencia para crear un universo muy particular que ha enganchado a millones de jóvenes franceses.

Desde su debut en 2014 con ‘Dans ma paranoïa’, Jul ha puesto en las calles 14 referencias de larga duración y siete mixtapes, acumulando decenas de Discos de Oro y Discos de Platino, varios cuádruples Discos de Platino y un Disco de Diamante, entre otros. Por esto no es raro que creara su propio sello bajo el nombre ‘D’or et de Platine’.

 

NISKA

A ‘Mr Sal’ le bastó menos de un mes en las calles para firmar ya un más que merecido Disco de Oro, con tres discos se acercó al millón de copias y a los 2.000 millones de views en YouTube. Estos primeros datos sirven como introducción perfecta para conocer la posición que Niska posee en la escena francesa.

El rapero de Évry bebe directamente de artistas como La Fouine y Booba, añadiendo un extra de influencias tomadas directamente de la música africana. Puede que al principio resultara complicada de apreciar, pero con el paso de los años y su madurez musical, cada vez está más presente esta rica mezcolanza de culturas.

La violencia en el delivery se combina con estribillos pegadizos, una bomba que, cada cierto tiempo, adereza con algún que otro tema reflexivo. “Con la edad, me calmo un poco. Y se nota en mi música”, decía para RTS.

 

PLK

Su nombre está ligado al del grupo Panama Bende, una formación repleta de talento joven que creció en el París de los años 90 y alimentó su curiosidad musical con Lunatic, Salif, Nas o Mobb Deep. El colectivo, ya extinto, estaba formado por Aladin135, Assaf (ASF), Lesram, Ormaz, Zeurti, Ely y PLK.

Este último, tras dos proyectos conjuntos, decidió probar suerte en solitario, no cambiando un pseudónimo que le viene directamente de sus orígenes polacos (Polak). El apego a sus raíces le sirve para no perder la cabeza, siendo plenamente consciente de la volatilidad del oficio que ejerce.

Pesos pesados como Alpha Wann, criado también en el barrio de Clamart, ya fijó su mirada sobre PLK, invitándole con tan solo 14 años al estudio de Skyrock para que diera muestras de su ingenio. Su actual éxito fue premonizado, pero el destino hay que perseguirlo, y PLK no tiene pensado dejar de correr.

 

FREEZE CORLEONE

‘DRILL FR 4’, junto a Gazo, y su participación en el proyecto Colors le hizo entrar en el radar de un gran número de público pero, por desgracia, lo que le puso en el punto de mira fue la acusación de antisemitismo a raíz de una lectura errónea de sus letras.

Freeze está a años luz de la corrección política, y no es algo que le preocupe. Se expresa de forma transparente, sin rodeos y sin pensar en las consecuencias con total control y fluidez. Esta autopercepción de kamikaze le otorga un brillo resplandeciente, un estatus especial propio de aquel que tiene poco o nada que perder.

Los que consideran que Francia ha perdido su escena underground al haber sido engullida por el mainstream, tienen a Freeze Corleone como principal esperanza para su resurgimiento.

 

NINHO

Otro de los talentos que han salido de Essone. Ninho comenzó a darse a conocer por medio de freestyles lanzados a través de su canal de YouTube. Hace ocho años no contaba con los casi cuatro millones de suscriptores que tiene ahora, pero ya eran muchos los que se daban cuenta de la gran carrera que podía realizar si la voluntad no se quebraba.

Con solo un álbum de estudio y dos mixtapes acumulaba más de 70 Discos de Oro, 25 Discos de Platino y 10 Discos de Diamante en sencillos, una cifra apabullante para la juventud que atesora.

Ninho desprende autenticidad por los cuatro costados, se siente cómodo sobre ritmos clásicos y actuales. Y es que, fluya sobre lo que fluya, lo tiene claro, su misión no es otra que narrar lo que sucede en la calle. Sin excesos, pretensiones ni adornos.

 

MERYL

Probablemente sea el nombre que menos te suene de esta selección, pero solo es cuestión de tiempo que ocupe el lugar que merece. Bien lo saben SCH, Soprano o Timal, que ya han trabajado junto a la artista nacida en Martinica.

Antes de dar el paso definitivo de grabar sus propios temas, dedicó gran parte de su tiempo a ejercer como ghostwriter y topliner (ambas con créditos). Por ejemplo, su firma está en ‘Du Lundi au Lundi’, banger interpretado por Niska. Este trabajo en primera línea fue aprovechado por Meryl como una puerta por la que observar la industria.

Crecer en Martinica le ha hecho que sus influencias no solo estén fundamentadas en el hip-hop, si no también en el dancehall, el zouk y la soca. Su música es una muestra más del baño de culturas que hoy abraza todas las vertientes del rap.

 

Fernando Fraile
Sobre el Autor / Fernando Fraile

Fundador y Editor Jefe.